jueves, 21 de enero de 2010

Volando muy alto: UP IN THE AIR



Cojan una mochila, una de esas que se ajustan a la espalda y noten las tiras.

A continuación introduzcan el peso de todo el cine que ya han visto y por tanto ya no les va a sorprender.
La mochila pesa mucho y se notan las tiras que te hunden y te impiden andar.

Y de ahí vamos a ir quitando cosas:

- Lo más importante de una cinta: el ritmo. Que funcione como un reloj y siempre estén sucediendo cosas y te hagan querer saber más. Funciona internamente y te hace subirte a su montaña rusa.

- El carisma de unos grandes personajes bien definidos y mejor interpretados:
- George Clooney capaz de dar tal cantidad de ingredientes a un único personaje que me quedo de piedra. Es elegante, es sexy, es cómico, es canalla, es tierno, está triste, pero a la vez está feliz. Tiene un carisma innato.
- Anna Kendrick. Pasa de devoradora patosa a tierna y conmovedora. La sorpresa de la cinta. Estupenda secundaria.
- Vera Farmiga BORDA su personaje. No requiere aspavientos y no los hace. Está sublime, creíble, elegante y sofisticada.
- Papeles muy reducidos o cameos que sorprenden gratamente como Jason Bateman o J.K. Simmons.

- Una dirección ágil, dinámica y, sobretodo, que controla perfectamente la narrativa audiovisual. Puedes quitar el sonido que con sus planos sabes qué está sucediendo y qué quiere transmitir. Hasta hay un momento DOGMA en la boda verdaderamente delicioso. Una maravilla de director que además saca lo mejor de sus actores y sus recursos.

- Un guión absolutamente prodigioso. Up in the air aborda sin concesiones y sin que te des cuenta cosas como el “American Dream”, las aspiraciones, las necesidades de etiquetarnos en un lugar aunque eso incluya infidelidades y necesidades de escapar, el sentido del trabajo y lo prescindible que somos, la realidad de despidos continua, la soledad, el amor, el lugar y las pertenencias como definición propia… Vamos que aunque la apariencia solo sea una película buena, el fondo es increíblemente revelador y da opción al análisis y la reflexión.

- Por si eso fuera poco, súmenle unos de esos detalles que se disfrutan del tipo que Clooney solo tiene llave de su casa y todo lo demás son tarjetas o su nevera está repleta de botellitas pequeñas de alcohol…

A estas alturas la mochila no solo no está llena, sino que está cargada de ilusión y buen cine que nos hace subir por los aires. Up in the air es original, divertida, sexy, elegante, de las que se disfruta y saborea. Una lucidez deslumbrante que la aúpa a una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Es de envase ligero pero de reflexión dura y pesada. Una obra maestra.

P.D. Y para colmo a mi me han despedido hace 2 días y con menos concesiones de las de Clooney y compañía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada