martes, 19 de abril de 2016

CRITICA DE TV - Aquí mando yo (1/10)

Gogglebox versión rebajas en el rastro




He de reconocer que cada vez veo menos televisión “en directo”. Hay demasiada oferta y poco tiempo. Pero uno de los formatos que más curiosidad me despierta a la hora de seleccionar qué ver  en Inglaterra es Gogglebox. Un formato ameno y divertido cargado de personajes carismáticos y a la vez informativo en esa especie de zapping comentado.

Gogglebox UK tiene una fuerza imparable, premios (Bafta incluido), reconocimiento, popularidad (algunos de los personajes han participado después en Celebrity Big Brother o varios anuncios) y merchandising alrededor que va desde un libro oficial a camisetas y derivados.

Por eso sentía curiosidad de ver su homólogo español. El anuncio del off por Miky Nadal me daba cierto miedo. Y no porque crea que el presentador carezca de talento, que le sobra, sino porque en la versión inglesa la voz es un mero conductor sin opinión que da un aire de calidez. Por momentos pensé que querían recrear el espíritu de “Sé lo que hicisteis” y quedarse en el camino. Afortunadamente no ha sido así, y Miky Nadal se ha quedado en muy segundo plano como el formato invita.

Creo que ese punto ha sido el único punto positivo, porque el resto ha sido un desastre.

En España tenemos el problema de no poder emitir ni una sola imagen de un programa de Mediaset en ningún medio sin miedo a que no te desangren económicamente. Pero aún así todavía hay más tele ahí fuera, si se escoge bien.

Y ahí radica el primer problema, demasiada poca cosa vi: fútbol, George de la jungla (o como se quiera hacer llamar ahora), top dance y poco más. Y sinceramente nada que aportar. Ni era una selección ilustrativa, ni me interesa ver a un forofo del Barcelona diciendo a uno del Atlético que no vuelva más porque sino pierden, ni a uno del Madrid gritando porque para eso hay muchos bares por España… Había un interés nulo por saber sus opiniones, porque hablaban de algo muy poco destacado o que no aporta absolutamente nada. 

En la versión inglesa ponen los momentos más incendiarios de la semana, noticias, series que han tenido un gran giro, expulsiones del factor X, Strictly come dancing, The great british bake off… lo que la gente habla y comenta. Y no el resultado del City contra el liverpool, porque ya sabemos que el forofo de un equipo se va a alegrar cuando su equipo gane ¿no?  

El segundo gran error es el casting. La versión española ha carecido de personalidades delimitadas, el matrimonio geek y las gallegas fueron de lo poquísimo destacable. Y la diferencia es que en Inglaterra cada uno de los integrantes del casting lo es desde un target diferente y localidades diferentes. Adolescentes, inmigrantes, jubilados, burguesía, bohemios, personas de color… cada uno es una porción diferente de la sociedad británica.

No me meto con las elecciones en particular, ya que a penas ha habido tiempo para conocer o desarrollar a muchos de ellos. Sí que me ha parecido demasiado anárquico y extenso y a veces todo excesivamente forzado y más falso que un anuncio de Avon de Chenoa (esa conversación sobre los muñecos de los Geek ha sido de juzgado de guardia)

En Inglaterra anuncian que si votas a tal partido te van a devolver 200 euros… pues ofrecen reacciones entre gente más humilde y gente más rica. Juventud y jubilados… distintos puntos de vista que enriquecen el programa. En España solo vemos a un forofo del Madrid gritar gol cuando marcan. 

Apasionante.

Pero el mayor error de “Aquí mando yo” es el montaje. Un completo y absoluto desastre. En la versión británica puedes seguir lo que pasa en el programa y lo intercalan con un par de opiniones. En la española veías 4 segundo de baile de top Dance y lo interrumpían con 4 reacciones una tras otra parando totalmente el ritmo.
Para alguien que no ha visto el programa en cuestión del que hablan (como yo) es imposible saber qué sucede o por qué han seleccionado ese fragmento y no otro. El de George de la jungla es el ejemplo palpable: TODOS hablan sobre sus zapatos croocs sin que haya pasado nada, y nos enseñan a todos y cada uno diciendo algo. Suena a productor señalando qué decir y dónde mirar y no a alguien diciendo algo espontáneo, además con una opinión de quién sea me sirve, no necesito 4 parejas una tras otra diciendo lo mismo, ese tiempo lo podían emplear en mostrarme más del fragmento seleccionado, porque así no me entero de nada y es solo un puñado de gente diciendo lo mismo.


En resumen, “Aquí mando yo” es un gran formato muy mal llevado. El resultado es una tontería absoluta, mal planteada, con un mal casting y producción y una ejecución francamente amateur y falsa. Una verdadera lástima que se hace realmente insufrible. 
A otra cosa.

miércoles, 23 de marzo de 2016

AGENTE CONTRAINTELIGENTE (The brothers Grimsby, 2016) - **1/2

Chavs salvando el mundo



La idea de un James Bond de andar por casa, con pocas luces y dado a cometer un error tras otro no es nada nueva: Austin Powers, Johny English o mil y un “compañero de aventuras del bueno”, alguien que se ve arrastrado por las circunstancias en medio de una misión enorme. La diferencia de  “Agente contrainteligente” (traducción rocambolesca de “Los hermanos Grimsby”) es que ésta lleva el sello de Sacha Baron Cohen y eso ya significa algo.

Es curiosa la historia del cómico inglés que ha creado personajes tan fuertes y delimitados como Ali G, Borat, Brüno y en menor medida su dictador, película anterior a la que nos acecha y que ya ofreció cierta dosis de agotamiento de su premisa. Exceptuando “Borat” (verdadero canto del cisne del autor) en su diseño de personajes es dónde nacen y mueren sus planteamientos, crea grandes personalidades y los termina agotando en repetir las mismas superficialidades y bromas. 

En su última película, la premisa de la cinta parte de una crítica a la “sociedad trabajadora inglesa”, o mejor dicho la no trabajadora, la que llena programas como Benefit Street o se sienta a diario en el show de Jeremy Kyle a descubrir tests de paternidad o si se han engañado mutuamente en la máquina de la verdad. Los denominados “Chavs” (algo así como los chonis españoles) gente que gusta de no trabajar y vivir de subvenciones del estado por sus numerosos hijos, su incapacidad para encontrar empleo (que ni siquiera buscan), que visten chanclas y calcetines y que se dedican básicamente a ocupar espacio viendo el fútbol en el pub local de barrios marginales de las grandes ciudades. En la cinta es la ciudad de Grimsby, elegida por varias publicaciones como el peor lugar para vivir en Reino Unido.

Creando un estereotipo de Chav separado de su hermano de pequeño al que echa tanto de menos que mantiene su habitación intacta desde que se separaron y ahora es un agente de inteligencia británica con el que se ve inmerso en una película de espías a lo James Bond donde el argumento no es más que una excusa para desarrollar un gag tras otro, todo con un barniz de sal gorda que hace que algunos den en la diana y otros sean una repetición tras otra. Bromas de carácter sexual y nada sutil en general, con un par de aciertos en crítica a la cultura chav pero escondida entre bromas groseras y chabacanas.

Es una de esas películas que es a duras penas es una película ya que nada sigue una lógica, sino que es una mera excusa para introducir más bromas y algunos personajes solo están ahí para ofrecer el chiste (el personaje de Gabourey Sidibe no es ni siquiera un personaje).  

Todo ello bajo la batuta de Louis Leterrier (“El increíble hulk”, “Furia de Titanes” y “Ahora… me ves”) que parece empeñado en introducir una cinta de acción como puede en la comedia y no termina nunca de encontrar el equilibrio para poner a Baron Cohen a merced de la historia y no al revés.

Respecto a la aportación española, Penélope Cruz al menos sostiene su personaje con dignidad entre mucho descontrol (me refiero a que por lo menos no ha sido utilizada para una broma del tipo Gaboury Sidibe).

En resumen “Agente Contrainteligente” es probablemente la peor película de personajes de Sacha Baron Cohen y un caos de humor escatológico pero que sin embargo puede funcionar bien en un determinado público concreto. A los que busquen algo más, hay poco más que rascar que una película entretenida con un par de chistes acertados que llegan hasta a incorporar a Donald Trump y Daniel Radcliffe pero un conjunto en términos generales ineficaz. Una pena.

Lo mejor: Las críticas a la cultura Chav
Lo peor: Algunos chistes alargados hasta el aburrimiento (los elefantes)


Valoración: 5/10

martes, 22 de marzo de 2016

CRÍTICA DE TV - LOVE (8'5/10)

“No sé para qué me lo tomo tan en serio, dicen que las mamadas son como antes enrollarse”



Netflix está optando por series con un foco muy personalizado y estudiado, con unos targets de público muy concretos para conseguir posicionarse en prácticamente todos los mercados. Cierto que han apostado por grandes series de calidad imanes para los premios como "House of Cards" o "Narcos", pero también series y productos que buscan un target muy específico de mercado como fue “Frankie and Grace” o la que nos ocupa “Love”.

Y es que Love, producida por Judd Appatow, es muy similar a lo que fue "Girls" (mismo productor), pero todavía bebiendo mucho más del cine independiente y creada muy específicamente para un grupo de millenials, de jóvenes buscando el amor del siglo XXI entre relaciones cada vez más líquidas y de afrontar la madurez en la nueva generación por parte de unos personajes que representan al completo esa cara de la juventud, apática, egoísta, adicta a la tecnología, crecida entre algodones e incapaces de asumir responsabilidades. ¿La voz de una generación como decía Lena Dunham en Girls?

No. Pero sí reflejando una realidad que el cine con sus esquemas de “comedias románticas de dos estrellas y media” ya no representan en versión mainstream: la realidad y con personajes reconocibles. Incluso en “Y de repente tú” (Trainwreck, también de Appatow) la cosa se terminaba convirtiendo en típica y funcional tras un arranque suficientemente centrado en la realidad.

El argumento de “Love” cuenta la historia de Mickey y Gus y nos los muestran tratando de recuperarse de dos rupturas que los han dejado sin rumbo. Y de repente tropiezan en la vida y tratan de poner un pie detrás de otro apoyándose inconscientemente el uno en el otro.

Love se circunscribe en esa especie de productos hipsters y modernos y es en su estilo pausado, en su formato río (como una película larga troceada) y en su cercanía a la realidad de quejica “loser” donde encuentra su verdadera autoría y voz. Entre sus principales temas no son únicamente los amorosos sino que principalmente es el paso del tiempo a la madurez, ahora más tardía para todos y con los problemas de encontrar estabilidad y aceptar las responsabilidades.

sábado, 5 de marzo de 2016

¡Ave, César! (Hail, Caesar!, 2015) - **

Los que van al cine a dormir te saludan







Cuando veo algunas películas de los Coen tengo un cierto resquemor de no saber si no entiendo lo que estoy viendo o directamente no me gusta y no me parece bueno. Y no me refiero a grandes peliculones incontestables como “El gran Lebowsky”, “No es país para viejos” o “Fargo”. 
No. 
Me refiero a sus obras “menores”, totalmente intrascendentes para mí como “Quemar después de leer” o “Un tipo serio”, películas a las que le veo el por qué, una historia verdaderamente jugosa y con potencial, con momentos brillantes pero con una sensación general de no entretenimiento durante su visionado. 
Me explico, son películas que disfrutas mucho más pensando y escribiendo sobre ellas que realmente viéndolas. Con eso dicho, nunca podemos considerarlas como “malas”, porque la calidad está ahí, pero sí como fallidas. En ese grupo englobo “¡Ave, César!” su última obra ahora en nuestras pantallas que la podemos considerar como aceptable entre las “menores”.

La película gira en torno a la figura de un ficcionado Eddie Mannix, interpretado por Josh Brolin, un “arregla cosas” en los años dorados de los estudios de Hollywood. Y es ahí, en medio del rodaje de una grandísima super producción de los años 50 en torno a un soldado romano en los tiempos de Cristo cuando la película arranca con el secuestro de la super estrella y las tareas de este personaje por tratar de encontrarle mientras trata el día a día de las estrellas de los años 50.

Y el planteamiento es donde toda la película brilla como una de las grandes, con números “homenaje” al cine de los 50 (westerns, musicales, melodramas, dramas épicos…) y unas historias cruzadas con un buen planteamiento: desde una diva sureña soltera y embarazada pero que arrasa en el cine por su imagen cándida y de niña buena (genial Scarlett Johansson), el de trasladar a un artista de los westerns al drama y lidiar con director y actor hasta los tejemanejes a mantener con la prensa, la religión y hasta la política en un escenario al borde de la caza de brujas comunistas. Y todo ello en un tono ligero, de comedia absurda marca de la casa, pero cuidado, no es una comedia al uso.

Súmale un reparto más que excepcional encabezado por George Clooney, Tilda Swinton, Channing Tatum, Jonah Hill, Frances McDormand o los ya mencionados Brolin y Johansson.

¿Entonces qué falla?
Pues que los Coen se han olvidado que están haciendo una película para ser vista y hay tres factores clave que no funcionan. El primero es el del ritmo y entretenimiento, ninguna escena construye a otra, no hay momento, suspense o fascinación por ver qué va a suceder. Hay una escena tras otra, unas geniales y otras… otras que nos llevan al punto dos. Hay muchos chistes que sólo funcionan una vez, y se repiten una y otra vez (como las gemelas Swinton) y otros simplemente no tienen gracia (todo el segmento Jonah Hill). Y el tercero y más importante es que las historian no tienen ningún desarrollo: empiezan y terminan sin ningún conflicto o prácticamente interés.

Mientras el metraje va avanzando, siempre estás con una sensación vacía de no saber qué te quieren contar y más importante si tienes interés en saber qué va a suceder por esos personajes e historias, y cuando algo así funciona, ya puedes tener el mejor elenco de actores o una crítica subyacente, si no me interesa lo que sucede en pantalla y no me mantienes el interés por ninguna de las historias hasta el punto de olvidarme bastante a menudo de ellas. 

En resumen, estamos ante una buena película (sobre todo para los estándares actuales) pero fallida por tantos lugares (guión principalmente, falta cohesión y conjunto) que se queda en un conjunto descafeinado y poco interesante. Y es una pena, porque con mayor cohesión y presencia de las historias estarían ante una de las mejores películas de los Coen, pero como a uno le toca juzgar lo que hay y no lo que le hubiese querido que hubiera, nos toca pasar página, mandar a los Coen a rezar 5 Ave Marías y esperar a que la próxima sea más redonda. Una pena.

Lo mejor:  Los números homenajes de Johansson y Tatum
Lo peor: El guión poco desarrollado
Valoración: 4/10

jueves, 21 de enero de 2016

Crítica de las canciones candidatas a Eurovisión


It's like 1999 again

Hoy Televisión Española nos ha hecho rejuvenecer a todos al menos 13 años ¿Cómo?
Publicando las canciones que competirán por ir por España al próximo festival de eurovisión, y es que ninguna de ellas suena a 2015 y más bien suenan a propuestas que hubiesen sido “algo” hace unos años y que ahora se presentan a la desesperada. Hemos pasado de artistas queriendo resucitar sus carreras, a compositores queriendo resucitar canciones que estaban muertas y que no tienen ni un punto “revival”. El desastre no es absoluto, porque no dan vergüenza ajena, pero ninguno de ellos tiene ese factor ganador de la primera escucha. 

Bueno.
Otro año será.
Quiero decir por lo de vergüenza ajena, que es lo que nos hace amar estas cosas.

1- Barei
La chica de la que no sabíamos nada y que cantó en punto pelota. Casi nada. Se presenta por un tema que ella dice ser soul y música negra influenciada por vete a saber qué o dónde. A mí me suena a pop electrónico con toques de Dance y descarte de Lady Gaga. Se supone que está producida por Victor Púa que fue de OT y que he tenido que buscar en google.
Aún así es lo más “aceptable” de la preselección y le permitirá tener una canción escuchada en spotify. En directo puede hacerla ganadora o ser un completo desastre.

2- Maria Isabel
Ella ha venido aquí porque tiene poco que hacer en casa. Su disco ha sido un desastre a todos los niveles tanto creativo como comercial. Tras darle una escuchada en su mp3 ha decidido ir con su single porque ya que se ha gastado 4 euros en su videoclip, al menos que lo vea alguien. Si su disco hubiera funcionado se habría reído de la idea de volver a eurovisión, como no estamos en 2003 y ese refrito de rechazos de bellepop con cada canción es un estilo nota llegado a nada ella ha ido dónde le mandan, y por más videos que se grabe en vertical con su móvil diciendo lo mucho que quiere volver todos sabemos que lo hace por ver Estocolmo y sacarse unas vacaciones pagadas. 

3- Electric Nana
La “indie” que canta con Carlos Jean y que hasta ella se ve incómoda por esa etiqueta que TVE le ha endosado porque no es indie, es simplemente desconocida. Dice que ha compuesto su canción pensando en eurovisión y se nota, porque su discografía es bastante buena y esta canción es un despropósito con tres canciones diferentes: la primera es la estrofa que es aceptable, luego un estribillo que es un caos acelerado y luego una parte en castellano que me recuerda al disco que hundió la carrera de Natalia y que hace que la canción suene rara. En el mal sentido. Y todo ello en 2 minutos 20 acelerados de speed que me hacen querer que terminen. Ha sido una decepción tremenda, ¿por qué los artistas se traicionan a sí mismos por querer encajar en eurovisión con algo diferente en lugar de ser ellos y su música? ¿no aprendimos con Edurne?

4- Salvador Beltrán
¿A que no hay huevos…? 
Así empezó esta aventura Salvador sobre unas cañas con sus amigos. y ha terminado entre los seis finalistas con esta canción que suena caducadísima hasta para Cadena Dial. Oye, al menos el chico le pone ganas y sabe que quedará último, pero a falta de Pablos (Alborán y López) al menos él se lo pasará bien en el escenario. Supongo. Y por lo menos es su rollo y puede atraer seguidores. Sus fans actuales contentos porque su mágica es expuesta en televisión y más gente le va a conocer. Buena jugada sin traicionarse. Ahora, para mí es un no.

5- Maverick
Al que le sonríen las galletas. Me descojono. Él ha enviado, supuestamente, dos canciones a la previa y han escogido esta. Espera. Olvidé la acentuación. 
¿Ha enviado DOS canciones y han escogido ¿¿¿ÉSTA??? 
Es un jodido despropósito repetitivo hasta rellenar 3 minutos, que porque no puede durar 4 minutos, si no repite el estribillo otro minuto más. Suena tanto a pachanga verbenera vergonzosa que suena en la boda de tu primo y tu padre intenta bailar como si hubiese ido a clases de salsa en los 80. De verdad que no tiene nada internacional o rompedor en ella. Lo siento por Maverick, del que no conozco nada musicalmente (no vi la voz) pero parece que su carrera ha nacido muerta ¿cómo remontas la imagen de cantar ¿¿¿ÉSTO??? ? Que se haga un Coralazo y retire su candidatura o diga que tiene ebola y no puede ir. Es por su propio bien.

6- Xuso Jones
A favor voy a decir que es de los pocos que de verdad parece que x o por y ha pensado en el proyecto y ha llevado a algo que suena “suyo”. Sí, suena a Suecia y es una mezcla de Glorious, Héroes y Euphoria. Pero es más o menos su tipo de estilo. Es cierto que suena a mucho y repetido y llevar a algo que suena a algo que funciono el pasado año suele significar hostiazo de recordar (aquel Tooji de Noruega a lo Saade, Cascada…) pero si consigue teclear las buenas teclas puede dar con el piano. Pasando de eurovisión la escucharía, ahora veo hostiazo de libro.

Veredicto:
Decepción más grande: Electric Nana y Maverick. 
Bien por ti chaval, pero no: Salvador Beltrán.
Interrogación positiva: Barei
Caducada pero que dará pie a memes: Maria Isabel
Canción que bautizarán como la segunda venida de Jesucristo y quedaremos 21: Xuso Jones 

Veremos pero creo que la cosa estará entre Xuso, maria Isabel por la nostalgia y Barei si se saca algo bueno de la manga en el directo.


Aún así, ¡suerte a todos!

lunes, 11 de enero de 2016

Globos de Oro 2016


Superficialidad inocua




Como muchos de vosotros ya sabéis la temporada de premios son una de mis pequeñas y favoritas fascinaciones, aunque con los años he ido cambiando la aproximación a ellas: He pasado de fanatismo por mis candidatos preferidos a tratar de acertar una quiniela de arriba abajo a dejarme llevar por lo superficial de todas las entregas y premios y dedicarlas a recolectar títulos, nombres y obras que habían pasado por alta.

Por ello los globos de Oro me han dejado muchas anotaciones en mi pequeña agenda, una gran alegría y muchas sorpresas predecibles desde que estos premios (votados por una minoría de personas alucinante, unas 90 personas) son dados a premiar “lo nuevo” en televisión y tienen un grupo de nombres por el que babean sin importar lo demás (Amy Adams, Kate Winslet, Jennifer Lawrence, Renee Zellgwer, Angelina Jolie Helen Mirren…).

Aún así estos premios son mucho más alegres y despreocupados que los Oscar, los invitados están más borrachos (ese Quentin Tarantino) y muchas estrellas tienen su única oportunidad de subir al escenario a recoger algo en toda la temporada.

¿Antesala de los Oscar?

Sí y no. Como casi todos los premios entregados durante la carrera. Quizás los de los gremios son los más fiables (por eso de que son prácticamente las mismas personas que votan en unos y otros, al menos en las nominaciones) pero los Globos son los que más repercusión alcanzan ya sea por juntar a todos y dar una ceremonia al mismo estilo o porque se aseguran siempre un buen plantel de super estrellas nominando grandes nombres y dejando de lado cualquier atisbo indie.

Hay que tomar todo con pinzas, porque otra y principal razón de que no son realmente un indicador de los Oscar es que la Academia se cuida de tener los votos para las nominaciones ya cerradas cuando se celebra la gala. De esta forma si alguien no ha visto Creed y de repente quiere votar hoy por Stallone no puede, porque sus votaciones ya están selladas. Algo así sucedió el año pasado a Amy Adams.

Sí que influye en ayudar a coger momento en los nominados de cara a ganar, pero nada puedes hacer si no has sido nominado. El ganar hoy un Globo de Oro puede significar medio Oscar para Di Caprio porque le ayuda a coger momento y hacer que su nombre se mueva por todas las primeras páginas, y eso ayuda de cara al galardón, pero claro, si no eres nominado tu carrera se termina ahí.

Por ello, rápidamente los grandes vencedores de anoche son sin lugar a dudas Di Caprio, Stallone y The Martian, que en caso de estar nominada se puede colocar muy a la cabeza de las apuestas, y todo ello por colocarla como “comedia” una de esas tácticas de marketing que aquí ha funcionado a la perfección.

¿Significa esto que The Revenant ganará el Oscar?
No lo creo. Spotlight es demasiado “intelectual” para los Globos de Oro y sólo me hace ver algo diferente el hecho de que no ganara el premio al mejor guión (cuando el guión de spotlight es de los de enmarcar y admirar), pero los Globos aman grandes nombres y dejar pasar a Aaron Sorkin (4 Emmy, 2 globos, 1 Oscar) sin premio… 

Como he dicho, The Martian sale colocada muy bien de la ceremonia (esa falsísima ovación en pie a Ridley Scott ¿nos olvidamos de a good year, exodus, kingdom of heaven y Robin Hood?), Room con el premio a Brie Larson (entre ella y Saoirse (pronunciado como Xusa) Ronan parece que está la cosa) y el desinfle definitivo de Brooklyn. El no premio a Carol también nos deja con cara de poco. Pero todo depende de quiénes y cuáles son los nominados.

Esta es mi apuesta de cara a las nominaciones:

Película: 1- Spotlight, 2- Carol, 3- The Martian, 4- Room, 5- The revenant, 6- Mad Max, 7- Bridge of Spies, 8- The Big Short, 9- Star Wars, 10- Brooklyn.

Director: 1- Scott, 2- Spielberg, 3- Iñárritu, 4- Haynes, 5- Abrahamsson

Actriz: 1- Larson, 2- Ronan, 3. Blanchett, 4- Mara, 5- Lawrence

Actor: 1- Di Caprio, 2- Redmayre, 3- Fassbender, 4- Damon, 5- Cranston

En cuanto al apartado televisivo, los Globos siempre van a lo mejor nuevo. Es frustrante como los Emmy siempre votan a los mismos (este año hubo alguna sorpresa) mientras que los Globos de Oro se lanzan a lo nuevo sin importar eso de “mejor”. Pero siempre son bienvenidas las sorpresas.

mi niña favorita Rachel Bloom (she steals pets from popular people) me hizo dar saltos de alegría al ganar el merecidísimo premio a mejor actriz de comedia, por una serie que más gente debería estar viendo, igual que Mozart in the Jungle (Gael ganó) una serie que nadie ha visto (yo la tengo pendiente…) pero es que los Globos de Oro premiaron en su día a series como Glee o Ugly Betty con ¡media temporada! disponible. Así que anotemos la serie, y eso que hemos ganado.

En cuanto a drama, pues lo mejor nuevo, y eso ha sido sin lugar a dudas Mr. Robot. Merecido premio, junto a la despedida de John Hamm por Mad Men y Taraji P. Henson por darnos esa primera temporada de Cookie.

De lo de Gaga ganando, lo siento me quedo con la cara de Di Caprio pensando ¿qué hacer ésta subiendo al escenario? Aunque nos lo imaginábamos, porque al fin y al cabo… 

Son los Globos de Oro! y son tan superficiales como incongruentes y por tanto fascinantes. 


¡Y Rachel Bloom ganó!

sábado, 14 de noviembre de 2015

X Factor Live Show 3


Medio show fue morfina

Tercera gala donde empezamos con un recap de Sean Michael More, pobre Kiera nadie se acuerda de ella en absoluto. Pero vamos a la faena y a tratar de animar un sábado en el que todos estamos con tristeza y desesperación.

Mason Noise empieza con Men In Black, mucho mejor que la semana pasada pero sigue sin oder cantar propiamente y tiene un hiilto de voz que no se corresponde con las caras de sobre esfuerzo que está poniendo. Los coros le están salvando completamente el culo porque guiña el ojo más que afina. Aceptable, pero no realmente impresionante.

Max Stone es el siguiente y sigue teniendo canciones muy bien elegidas, aunque no para un programa de televisión. Secret Garden es un tema precioso y Max le ha dado muy buen toque, muy buen vibe. Max ha sonado realmente bien. Su interpretación más notable en el concurso. Va a estar en serios problemas mañana, pero eso no implica que no me guste.

Estoy tan contento de la canción de Louisa Johnson. Me muero de ganas de verla como una auténtica popstar. Empieza a cantar delicada y me encanta, pero me molesta mucho la versión. Otra vez han hecho de un hit pop una balada sin sustancia. Louisa canta muy bien, pero en lugar de un final cargado de gritos habría preferido un poco de diversión, la verdad. Aún así lo mejor que hemos visto de Louisa.

Monica Michaels que se salvó de milagro la semana pasada, tiene cambio de canción por los atentados en Paris, así que le suena mejor que el Kiss me bang bang. No sé si es la falta de tiempo, pero le falta cierta fuerza escénica y vocal y esa nunca ha sido su carencia. Ha estado bien, pero en la linea de suficiente y no de notable o sobresaliente. 

Reggie N Bollie, nuestros favoritos de la semana pasada. Empiezan riéndose de la canción más odiosa del mundo para pasar a who let the dogs out. No han superado la semana pasada, pero ha seguido siendo divertido, fresco, bien hecho.

Anton empieza riéndose de sí mismo para pasar a hacer un Whitney Houston. Un poco de pereza ante otra versión de esta canción tan karaoke. ¿Qué han hecho con el color? Los negros están saliendo cada semana y deciden ponerle en blanco y negro y azul… Anton tiene un lenguaje corporal… difícil. Anton puede cantar, no me termina de gustar su voz. Aún así tiene personalidad y las yayas les va a encantar.

4th Impact va siguiente con una canción de Austin Powers Work it out, que el año pasado Little Mix estrenó para causas benéficas. Siguen jugando en primera división, pero por alguna razón les han vestido y peinado de señoras mayores. Ha sido genial y realmente genial. Termina la canción y una de ellas tiene un momento de casi morir. ¿Podemos pedir algo más? NO! verdaderamente genial.

Lauren Murray es la siguiente. ha cambiado la canción por One LAst time. Y salimos ganando, por fin canta algo contemporáneo. Lauren me acaba de ganar de nuevo con su personalidad y voz. Pero de nuevo canción dance rebajada a balada. Pero sin lugar a dudas un sobresaliente y queremos algo más contemporáneo.

Y cerramos con Che Chesterman, que de primeras me da un poco de pereza con otra versión de una balada que en su día Bisbal cantó en un idioma inventado. Che ha inventado muchos giros en la voz. Ay Dios el padre con la gorra de chico malo. Siempre hay algo malo en padres que visten como raperos sin serlo. Che ha sido bueno, demasiado giro para mi gusto.

1- 4th Impact
2- Lauren Murray
3- Reggie N Bollie
4- Louisa Johnson
5- Max Stone
6- Che Chesterman
7- Monica Michaels
8- Mason Noise

9- Anton

Aún así si tuviera que poner mi dinero diría que el bottom 3 serán MAx Stone, Monica Michaels y Mason Noise.

viernes, 13 de noviembre de 2015

El por qué me enferma tanta caridad navideña



Ya llega la nochebuena panderetas y zambombas y las ONG y sociedades “pro-benéficas” llenan los sueprmercados, calles, televisiones y anuncios tratando de pedir dinero para que todos limpiemos la conciencia de malgastar cientos de euros (o libras en mi caso) en regalos navideños y fantásticas superficialidades varias.

Y yo digo: ya basta. Me saturan, me hartan y me cansan. Antes de que alguien acuse mi discurso de egoísta, yo colaboro con organizaciones benéficas y he acudido a desastres naturales a ayudar. Pero no me gusta que ningún famoso que gana en una hora lo que hago yo en todo un año se aparezca en mi pantalla mirando a cámara, con el maquillaje justo y con cara seria y triste en tonos casi sepia pidiéndome que por favor ayude a una familia en penurias con fotos de bebés muriéndose o cosas parecidas, cuando ellos ayudarían.

Lo siento. No. No necesito que nadie me diga lo que debo a hacer, no soporto a ninguno de esos amigos que tratan de inundarme el muro de mi Facebook de fotos sobre solidaridad y niños negros pasando hambre y demás cosas deprimentes mientras esas mismas personas ven al vagabundo de debajo de su puente y apartan la pierna por si se les pega alguna enfermedad venérea.

Lo siento. No. No te voy a "esponsorizar" tu carrera a bicicleta por África o tu salto en paracaídas patrocinado por JustGiving o tus vacaciones en el Kilimanjaro bajo el pretexto de “ayudar”.

Lo siento. No. Una cosa es mantener en primera página la oportunidad de ayudar si puedes, el no ocultar algo que puede hacer bien a mucha gente. Otra cosa es exigir. En uno de mis trabajos me obligaron a hacer una compra de bombones o galletas o cosas así para una cesta navideña que iban a sortear para entregar a una organización benéfica lo recaudado. En otro trabajo te retiraban de la nómina una donación voluntaria “simbólica” para caridad. “Simbólica”, claro para los jefes millonarios, para los que sudamos 6 euros por hora de “simbólica” no tiene nada. Se pensaban que me iba a dar vergüenza pedir que yo haría la donación. Bueno, no conocieron a Ivo.

Lo siento. No. Estoy harto de telemaratones con historias plagadas de desgracias para llorar en televisiones, públicas o privadas, que hacen millones y millones emitiendo en horario de máxima audiencia esas miserias mientras hacen sentir terriblemente mal a pensionistas que se sienten solos.

Y en esa estoy viendo “Children In need” con la sangre en el punto correcto de ebullición. Una historia tras otra de niños con enfermedades y familias necesitadas vendiéndose al espectáculo de un programa por el que hacer sentir culpable a todos en lugar de poner la problemática en primera página y ayudar. No, todo confeccionado para dar lástima. Vergüenza ajena me da estos teatrillos dramáticos cargados de autocompasión fingida de niños con deficiencia hablando como pueden ante millones con el único propósito de dar la mayor lástima posible.

Lo siento. No. Ya BASTA de utilizar el dar pena para conseguir algo. Inspírame con tu historia, emocióname positivamente, dame alegría y sonrisas para ayudar a hacer de “esto” un lugar mejor. Pero no utilices desgracias ajenas para conmover mi bolsillo.
Lo siento. No.

lunes, 9 de noviembre de 2015

X Factor Live Show 2




Una semana más tenemos nuestro review del (que era) el talent show por excelente del paíss en el que vivimos. El tema de esta semana ha sido reinvención y no nos ha quedado demasiado claro si había que reinventar la canción, o el artista, pero tras solo una semana en el show parece demasiado pronto para reinventar a nadie ¿no? 

Empezamos con la gala número 2 con Olly y Caroline a punto de besarse, pero… no Olly es demasiado mayor para Caroline, lo sentimos Olly eres mayor de edad…

4th Impact abre el espectáculo con el slot maldito de competir contra Strictly come dancing. El principio es muy caótico, los coros y la música están muy altos. No es una mala actuación, pero ¿mash-up? No termina de encantarme. Y los coros suenan a muy pregrabados. Siguen siendo buenas para standards del factor X pero no puedo evitar cierta decepción.

Mason Noise es el siguiente y va a tratar de ser sexy. Su concepto de sexy es llevar la camisa abierta hasta el ombligo con todas las cadenas colgando. Sus movimientos parecen los de alguien que quiere ir al baño. Ay Dios mío, muero de risa. En mitad de la canción parece que tenía ataques epilépticos. Horrible y rozando la broma.

Tras la pausa, Anton tomando un riesgo… Otro Mash Up…  Y siendo sincero ¿Qué es esta mierda? En serio… es Stevi Richie en versión negro. Menudo desastre. Parece que Simon está en una misión de destrozar a los Overs y de verdad que ha puesto su peso en esta. 

Kiera Weathers es la siguiente y parece que esta vez Rita Ora le va a dejar brillar. Justo cuando la canción estaba sin ir a ningún lado el puente musical y los bailarines le salvan el culo. Hemos visto un poco de personalidad pero sigue siendo uno de los rivales más débiles.

Che Chesterman es el siguiente. Tiene una infección en la garganta, nunca he sabido que era tan posible tener infecciones de garganta hasta que he visto Factor X. Esta versión le cae mucho mejor a Che, ovación unánime, bonita versión, le falta un poco de emoción corporal e interpretación pero vocalmente ha sido impecable y preciosa.

Louisa sigue siendo la favorita para la victoria y se lanza a defender su título con Billy Jean. Hay algo en su interpretación que me resulta confuso y es la sexualización de una niña de 17 años y Louisa tiene una costumbre que me satura, y es que sobre canta a lo Christina Aguilera. Sería todo mucho más bonito con menos sobre cantar, con menos giros, con más tacto y menos gritos. Pero Louisa es buena y el rival a batir.

Sean Miley Moore usando sus dotes de musical y cabaret. Bastante mejor que la semana pasada, pero sigo sin verle mercado fuera. Es todo tan teatrizado que siento que se va a poner a cantar ieieeeeeoooo y giuseppe le va a quitar la capa. Está bien y es puro aire en este show ver a alguien tan pulido, pero me queda la duda de ¿Quién va a votarle? no me imagino a nadie que le entusiasme y le haga saltar sobre el teléfono: es extranjero, un look que echa para atrás a las abuelas, es demasiado gay para las carpeteras, y bueno… quedan los gays pero tampoco parece caer en ese estereotipo… Veremos.

Mi favorita de la semana pasada, Monica, salta a la palestra haciendo un Beyoncé. Y de repente solo veo tetas. Tetas, tetas, tetas. sus movimientos me distraen muchísimo. Está siendo un desastre absoluto. Sus intentos de ser elegante y sexy son, cuanto menos, forzados. Monica puede estar en peligro tras este despropósito.

Max Stone es el siguiente con una canción ya versionada y hecha. Max va a tirar por el reggae a lo Jason Mraz o Jack Johnson. Completamente mi estilo de música, excepto que Max no está completamente cómo o relajado. Quizás por su estilo le doy más valoración, pero Max no es carne ganadora.

Vamos con Reggie N Bollie, que por lo menos son divertidos. Empiezan a cantar y ya tengo una sonrisa en la cara y cuando llega el estribillo ¡Bam! ahí estoy bailando en el sofá con ellos. Me gusta más esta versión que la de One Direction. Me encanta. Se llevan el show de largo. 

Lauren es otra de mis favoritas, pero sufre el efecto Lola Saunders. Les visten como mujeres de 40 años y les dan canciones en esa línea. Lauren puede cantar y debería hacer algo más contemporáneo. Su personalidad me fascina y realmente parece alguien que se lo pasa pipa en todo momento. Su hermana le está cubriendo sus turnos en la recepción del dentista mientras está en el programa, eso es pesimismo (aunque realidad, el 90% de los concursantes nunca llegan a nada, así que por lo menos se salva un plan B)

Vamos con mi Ranking

Ranking:

1- Reggie N Bollie
2- Ché Chesterman
3- Lauren Murray
4- Louisa Johnson
5- 4th Impact
6- Max Stone
7- Sean Michael More
8- Kiera Weathers
9- Mason Noise
10- Monica Michaels
11- Anton

Tras un día de meditación, nos sorprenden a todos con Anton salvado y es que ha sido tan malo que ha hecho a sus seguidores salvarle. Lo pasará peor en las votaciones la semana pasada.

La expulsada directa es Kiera Weathers. Era predecible, Rita no le ha hecho ningún favor en los live shows y su escasa personalidad no ha ayudado. 

Los nominados son Mason Noise y Sean Michael More y tras un sing off donde Mason demuestra la poquita voz que tiene Rick y Rita la preparan empatando y mandando a Sean Michael More de vuelta al país de los canguros. 


Hemos perdido a dos personas “de color” lo que viene a ser la tónica de las primeras galas de X Factor UK todos los años. Veremos la semana que viene por donde seguimos.

sábado, 31 de octubre de 2015

X Factor Live Show 1

Por fin




Ahí vamos, con uno de los shows más importantes de la televisión brillanico que este año se ha tomado siglos para empezar. Y aunque parecía imposible ya hemos llegado a los live shows donde trataremos de buscar nuevas estrellas o… nuevos flops! 

Completando el panel tenemos la noticia que a parte de 13 interpretaciones tenemos a Ben haenow defendiendo su flop 21… casi nada. Vamos, que ni Eurovision.

El theme es… que no hay theme “This is me” en el que los jueces tienen que elegir la canción que les gusta. Como siempre.

A todos se les suma Mónica, en un giro del destino que significa llevamos tres meses eligiendo finalistas y al final los productores hacen lo que les da la gana.

Empezamos por Lauren Murray que va a cantar “I’m every woman” esa canción que escuchamos cada año sí o sí. Me encanta Lauren pero esto es un caos absoluto. Vestida como si tuviera 35 años y en un escenario imitando una peluquería llena de brilli brillo. Rita va a ser un desastre de mentora. Parecía para una actuación de risa, pero ella no. Me ha dejado muy frío, pero Lauren puede cantar.

Pasamos a Max Stone, el hombre al que no le gusta la diversión. Va a cantar “Someone like you” de Adele… ¿por qué no pasamos a no divas canciones? El giro es que le han dado un toque reggae… tras el primer shock y con sus ojitos caídos Max muestra sus carencias y es la intensidad en su voz… No es un desastre pero todo parece demasiado incómodo, la parte final más rockera es más acorde a su estilo. Parece que no es su estilo ni su culpa. Coincido con Cheryl, no toques esa canción para hacer algo así.

Tras la pausa Alien Uncovered. Más conocidas por ser el grupo que fue al rastrillo y se llevaron todo el colorido posible. Lo siento siempre veo a Alien demasiado sobre actuadas, al menos cantan una canción más actual. No hay duda que en cuanto simplifiquen el desastre de escenografía pueden dar mucho show. Pero son como demasiado agresivas aunque tengo la impresión de que las lesbianas van a adorarlas.

Otro break.

Y ahora Kiera, la negra aleatoria que no debía estar aquí y que se largará en un par de semanas. Máximo. Vestida de papel de albal Keira es un palo moviendo brazos y andando de lado al lado pero sin sentir el vibe de la música. No está integrada en absoluto ¿Bottom 2? Huele a ello.

Vamos con Crazy Eyes: Anton. El caso es que a mí me da más miedo su fila de dientes de arriba ¿Cuantas veces va a decir que era un backingsinger en un video? ¿Os acordáis de el codazo del año pasado con la furgoneta blanca de Ben y Jay James que estaba in the Navy? Simon es super inteligente en marketing y le ha colocado para conseguir el voto de las abuelas. Al final hace una gran nota y parece que se va a comer la tele del salón completa de un bocado. Anton va a estar cierto tiempo a lo Chris Maloney.

Ahora Che Chesterman, el James Arthur feo (si eso es una posibilidad). los de vestuario y maquillaje han hecho un milagro, pero le han convertido en un plumón cantando sobre un hombre rompiendo su corazón. No tiene ni una pizca de swing y todo su baile se queda muy en Javier Gurruchaga en lugar de Michael Bublé. Por favor no mash ups. Por favor: NO. No me ha enamorado tampoco… Estamos en una primera gala muy mediocre de primeras.

Ahora vamos a por Mason Noise. ¡Quiero escuchar los abucheos! Video de lavado de imagen, con Sorry de Justin Bieber. y cuando estaba dispuesto a odiarle… Mason se ha marcado la mejor interpretación de la noche. Es una pena que el pobre sea tal gilipollas porque podría ser uno de los favoritos a ganar. Pero en la actuación, la ha bordado.

Justo a tiempo un poco de diversión Reggie N Bollie. Me encanta que se lo pasen bien, un poco de espectáculo, aunque hay algo en su interpretación y la escenografía que no me gusta, es como si todo pasa detrás de ellos y no se integran en el completo. Aún así me gustan.

La favorita Louisa toma su escenario como si Sandra Nielsen fuera darlo todo en el melodifestivalen. El problema es que la canción pide dulzura y ella está dándolo todo sin importar la canción. La noto como gritando or encima de la suavidad del tema. Un poco demasiado sobrecantado.

Bupsi. Bupsi. Bupsi. Me encanta. Está loca y es negra. Suficiente para ganarme en cualquier reality show o talent… aún así todo es demasiado 80’s, parece que Whoopi Goldberg se ha caído de Ghost y ha sido un desastre. Puede que Bupsi esté en mucho peligro tras esta interpretación. 

Y vamos a por el plato fuerte 4th Impact. Cambian de canción a algo corriente y moderno. y bordan el problem de Ariana Grande. Con los mismos vestidos y fondos de Fith Harmony en el X factor Americano (Everything could happen). Y lo bordan. Como siempre. Tenemos favoritas.

Vamos con Monica Michael, que se entera en su casa cuando le llaman para decirle que vuelve al concurso. Menos mal que estaban los cámaras a mano. Tras una semana de wildcard, de desvelar ser la novia de Lee Ryan en blue y demás, sale con su mirada arrogante al escenario. Y la verdad es que está excelente. Absolutamente excepcional, elegante, controlando el escenario, la voz. Perfecta. Un cruce de Amy Winehouse con la fuerza de Ruth Lorenzo. La mejor de la noche.

Seann Miley More. Preocupado por lo que viste más que por lo que canta. Todo tan teatrito y dramático que es un NO absolutamente. Lo siento, ha sido tan Ru Paul’s drag race… Él canta bien, pero… no sé. No.

Y terminamos con Ben Haenow cantando su single con los fondos del Windows media Player 1996. Por lo menos su voz suena mejor que en el CD donde los ordenadores han quitado su toque por completo y le da un toque más rock. Así mucho mejor, pero vamos, que el tema es un flop.

Mi ranking personal

1- Monica
2- 4th Impact
3- Mason Noise

4- Reggie N Bollie
5- Lauren
6- Louise
7- Anton
8- Seann Miley More
9- Alien Uncovered
10-Che

11- Bupsi
12- Max Stone
13- Kiera


Mañana resultados…

domingo, 18 de octubre de 2015

Knock, knock (2015) - *

Preferirás a los testigos de Jehová



-¿Quién es?
-Soy Eli Roth
-¿Qué vienes a buscar?
-A ti…
-Ya es tarde 
-¿Por qué?
-Porque ahora soy yo el que quiere estar sin ti.
Por eso vete, olvida que eres amigo de Tarantino, tus estúpidas ideas, tu mala manera de desarrollar escenas y pega la vuelta

-Jamás te pude comprender
-Vete, con tus actores sobre actuados, los personajes sin sentido y escenas de violencia gratuitas y pega la vuelta
-Estás mintiendo ya lo sé
-Vete, consigue buenos guionistas, mejores historias y giros realistas… Olvida de todo que yo de tu mierda… tuve suficiente.


Knock knock es otra idea medio aceptable de una película de Eli Roth que sigue sin encontrar el tono necesario y gamberro de hacer una película de terror con cachondeo. A mayores se le suma el “talento” de Keanu Reeves que harto de que le acusen de ser un robot hace una interpretación tan histriónica que haría de Nicolas Cage un maestro de la sutileza. Los personajes toman decisiones estúpidas hasta el extremo en este cruce cure y amateur de Hard Candy y Funny Games que te dejará pensando “¿Por qué he perdido mi tiempo con esto?”

Valoración: 2/10

Lo mejor: La idea
Lo peor: Toda la ejecución

viernes, 7 de agosto de 2015

Los 4 Fantásticos (FAntastic Four, 2015) - **1/2




Algunas veces en el cine actual cuesta ver y admirar una voz en el modelo hecho con molde y plantilla de blockbuster en general y cine de superhéroes en particular que “marvelvivimos” en la actualidad: Edgar Wright despedido para hacer un Ant-Man más marveliano, Joss Whedon harto de los vengadores y dejando su trono sin hacer su trilogía…
Por eso hay que reconocer el par de pelotas que le ha echado Josh Trank para plantar esta “Los cuatro Fantásticos” (Fant4astic, Fantastic Four, 2015) una película de superhéroes atípica,increiblemente indie, lenta en desarrollo y con una única escena de acción y mucha tranquilidad en el desarrollo de personajes. Desde luego que los haters are going to hate de manera enorme en una de las más arriesgadas cintas de superhéroes desde el Hulk de Ang Lee.
¿Es el tener esta voz personal algo bueno para el cine? Absolutamente, pero el problema es que Josh Trank tiene realmente poco que contar. Toda la primera mitad es una película normal de ciencia ficción de adolescentes (me recordaba mucho a Project Almanac) con gotas de humor que no funcionan y muy poco conflicto y suspense (especialmente porque sabemos cual va a ser el resultado). Después se torna en un drama de aceptación (muy adolescente, nada oscuro o adulto) y ya al final, cuando por fin parece aceptar el grupo sus peculiaridades… la película termina.
En Fantastic Four Josh Trank se entretiene mucho en poner las cartas sobre la mesa, en explicarnos de donde vienen los protagonistas y qué inquietudes les surgen y lo hace hasta tal punto que le lleva más de una hora a los protagonistas hacerse con los poderes, hora y media hacerse con ellos y juntarse y… casi no hay tiempo para nada más. Y ese es el problema de muchas cintas hoy en día, del efecto post señor de los anillos, las películas creadas para saga a veces son meros trailers para lo que va a llegar, es la misma sensación que tuve con Sinsajo, algo genial va a ocurrir, pero te lo cuento si eso el año que viene.
Por eso me resulta raro que a Josh Trank le hayan dado un presupuesto tan abultado para hacer algo así, o los productores han metido mano muy tarde en el proyecto y se ha quedado en tierra de nadie. Los trailers son un engaño impresionante, hasta el póster miente (fuego cayendo sobre Nueva York? eso no sucede nunca en la cita) y resulta llamativo que en los tiempos de marvel hayan hecho una película tan calmada y que huye tanto del conflicto y de la acción (no hay más que ver el escape de las instalaciones para darse cuenta)
Pero si le doy un aprobado es porque a mitad de la narración me dije “¿y si no fuesen los cuatro fantásticos? ¿Y si fuese un grupo nuevo del que no sé nada y que no sé hacia donde va?” es entonces cuando la cinta funciona. Si Josh Trank hubiese hecho una película de ciencia ficción nueva, estaríamos ante una de las sorpresas de la temporada como lo fue su Chronicle. y desde ese punto de vista, disfruté de la cinta, olvidándome de lo que debía ser y centrándome en lo que realmente es. Por supuesto este punto de vista es erróneo, porque son los 4 fantásticos y como tal la cinta debe ser criticada, pero quiero dar a entrever que hay un poco más bajo la superficie fallida de la cinta.
En resumen, “Los cuatro fantásticos” no es un desastre pero dista mucho de ser una buena película.Funciona mejor como ciencia ficción adolescente que como película de superhéroes y tiene un alma de película independiente que resulta diferente, aún así tiene muy poco que contar, muy poco suspense que ofrecer porque ya sabemos a dónde va y muy pocas dosis de humor y entretenimiento. Es una cinta fallida, pero se agradece el intento por salirse del tiesto.
Lo mejor: El intento
Lo peor: Pasan muy poquitas cosas
Valoración: 5/10

lunes, 13 de julio de 2015

CRÍTICA TV - HUMANS (9/10)

Creados a nuestra imagen y semejanza. 


Cuando uno mira los datos de audiencia de la televisión británica se queda un poco con cara de haba. Es entonces cuando uno debe buscar apoyo para comprender el fenómeno en sí, y es que ‘Humans’ se ha convertido en el drama más seguido de la historia de Channel 4, un canal que ha tenido en su haber series tan arriesgadas y populares como Queer as Folk, Southcliffe, Black Mirror, Utopia, Shameless o Derek.

Es entonces cuando comprendes que si no la estás viendo te estás perdiendo el ahora, el fenómeno y el estar en la pomada.

La serie, ya en negociaciones para una segunda temporada, trata el argumento en un futuro próximo (o es un presente alternativo?) en el que los humanos han desarrollado los symbots o synths, un altamente desarrollado asistente robótico de apariencia humana que ha transformado por completo la vida como la conocemos.

En medio de esta premisa, una familia, con sus propios problemas personales decide hacerse con uno: ‘Anita’ que a su vez está cargada de sus propios secretos. En tramas paralelas, hay un misterio que descifrar en el que un joven anda a la zaga de la que puede abarcar a la próxima generación de synths con auténtica Inteligencia Artificial, un hombre mayor (el ganador del Oscar William Hurt) encaprichado con su synth defectuoso al que trata como a su hijo, unos policías investigando un caso que puede poner en descubierto una conspiración mundial… Todo un entramado de historias que se van cruzando y van dando sentido a un puzzle perfectamente construido y también deconstruido.

Pero no solo de buenas premisas vive la tele hoy en día, lo que hace verdadera única a Humans es su guión de hierro, la veracidad que desprenden las situaciones por mucha ciencia ficción que sea. Todo es creíble y comprensible, hay una serie de reglas que te hacen continuamente cuestionarte lo que ves y comprendes a la vez que filosofar y reflexionar sobre el sentido de la vida.

Y ahí está mi fascinación en que la serie no lo hace de forma obvia, te lo sugiere, te da las herramientas para pensar y te deja que seas tú el que juzgue sobre lo que ves. Sí, habrá conversaciones sobre las que la filosofía saldrá como tema de conversación, pero te dan la teoría y te tratan con la suficiente inteligencia como para que entres a jugar en tu cerebro y seas capaz de llevar el debate a tu vida.

Por supuesto las referencias son abundantes desde Asimov a Inteligencia Artificial, Blade Runner, V o la reciente y majestuosa Ex_Machina. Pero, pese a las referencias todo sigue siendo perfectamente original.

Por si eso no fuera poco, tenemos un tratamiento estilístico muy característico y personal, con énfasis en azules eléctrico que impregnan la pantalla en un estilo visual similar al de Utopía y una banda sonora inquietante que envuelve artísticamente un contenido fascinante con interpretaciones perfectas (atención a dobles vertientes interpretativas en synths, maravillosas transformaciones).

En resumen, Humans está siendo un puzzle fascinante, un misterio digno de la televisión de primera fila y con una calidad e ideas maravillosas. Así que, si no la estás viendo, simplemente te estás perdiendo la que es sin lugar a dudas LA serie del momento.

Lo mejor: Ese aire fresco y original continuo y la manera en que te hace pensar

Lo peor: Parece que tras Lost no tenemos paciencia para un misterio cocinado a fuego lento. A veces es un pelín lenta.

Valoración: 10/10

domingo, 12 de julio de 2015

LOS MINIONS – *1/2

Esos locos y molestos bajitos


Recuerdo que cuando era pequeño, esperaba a que mi madre llegara a casa de trabajar y me trajera una nueva película de esas destinadas al consumo doméstico y que yo nunca entendía por qué no se estrenaban en los cines. Cintas como el retorno de Jafar o cualquier secuela de clásicos Disney que a día de hoy ya he encontrado respuesta en su no paso por salas comerciales: Son infumables en su infantilización exagerada.
Esas películas eran una mera excusa de los estudios para sacar más y más dinero de las arcas de mis padres y darme más historias simplonas que consumir de personajes que ya conocía y quería. Este 2015, una de ellas, se ha colado en las pantallas grandes y encima hará una taquilla espectacular: Los Minions.
Y es que la idea es precisa, visto el dineral que generan en merchandising, cortometrajes y demás, los “simpáticos” seres de “Gru, mi villano favorito” se lanzan a una aventura en solitario en esta fuerte de spin off/precuela de su hermana mayor. La diferencia: que ésta nunca debía haberse estrenado en pantalla grande.
El argumento, tras un brillante cortometraje (el trailer) en el que vemos los minions buscando un villano al que servir que va desde un T-Rex a Napoleón, los Minions se encierran en una cueva sin propósito hasta que tres de ellos deciden que es tiempo de buscar un nuevo amo al que servir. Y el viaje les lleva hasta una convención de villanos.
Y prácticamente ya está, no hay una moraleja o historia a la que servir, no hay un mensaje o propósito sino una serie de sucesión de cortometrajes hilados como han podido y cargados de un humor extremadamente infantil en el que ves a los seres amarillos hacer cosas pretendidamente divertidas y graciosas. Si te consideras uno de los que se ríen a carcajadas con sus “gracias” puedes considerarte afortunado, porque de eso va, de ver a los minions hacer monerías y no de una verdadera historia que justifique la película.
A su favor tiene una ajustadísima duración que llega justa a la hora y cuarto de metraje. Algo más habría sido agotador, sobre todo por lo cansinas que llegan a ser sus voces. Los estereotipos ingleses (reina incluida) parecen una excusa vaga por enlazar con el país que más y mayor dinero les está dando.
En resumen, los minions es intranscendente, infantil, bobalicona y sin chicha o algo que disfrutar. Un fracaso creativo que sin embargo embaucará a cualquiera que guste de estos seres. Si es tu caso, adelante y si como yo, no les terminas de ver la gracia es mejor que te mantengas alejado. Supongo que éste es el nuevo Timón y Pumba de una generación…
lo mejor: Su duración y el comienzo
lo peor: No hay historia ni mensaje


Valoración: 3/10          

viernes, 12 de junio de 2015

Jurassic World (2015) - ****

Ladies and gentleman, welcome to Jurassic World



Recuperar una fórmula de éxito esquema por esquema para una secuela recuerda siempre manido y aburrido, a menos que con ella captures el espíritu del original y que lo lleves un poco más lejos. Pero sobre todo, si dejas un tiempo prudencial como para que ese revival vuelva a estar de moda. Entendámonos, nadie quiere escuchar ahora un disco de versiones de hits de 2010, pero volver a versiones de los 80, como que mola.

Por eso (y por más razones) funciona perfectamente Jurassic World (despojándose del Jurassic Park 4), porque han pasado 22 años y había ganas de hincar el diente de nuevo en una de las mayores y mejores obras de entretenimiento creadas.

Hay una conversación en Jurassic World en el que Claire, supervisora del parque, explica cómo ahora el público ya ha visto dinosaurios y hay que hacer algo más grande, más espectacular y con más dientes. Lo mismo se aplica a la secuela que el debutante Colin Trevorrow (seguridad no garantizada) firma con solvencia y devuelve a la primera división tras el maltrato sufrido por las secuelas anteriores. Hay definitivamente mucho más en esta comparada con las anteriores.

Y es que Jurassic World es la primera de ellas en recuperar el sentido del espectáculo, de la grandiosidad y del disfrute con cierta seriedad de la original, quizás motivada por la genial idea de arrancar con el parque ya abierto y permitirnos disfrutar del mismo con un billete dorado (la sección de niños es una pasada) antes de entrar en la fiesta de persecuciones y muertes por doquier.

En ese sentido, la elección de Chris Pratt funciona perfectamente como entrenador de velociraptores, y sí, hay una escena totalmente absurda con él en una motocicleta entre ellos, pero la propia credibilidad del relato te permite pasarlo por alto. En su propio universo y bajo sus reglas la cinta consigue que dejes el cerebro en la puerta de entrada y disfrutes con cara de “qué pasada”.

A mayores, el suspense está bien capturado, las líneas de humor caen perfectamente, los momentos nostálgicos están perfectamente incrustados en la trama (esa vuelta a las instalaciones originales es genial), los efectos son espectaculares y el ritmo va a toda mecha. Sí, tenemos que tragar con una trama de divorcio absurda y de un niño al que quieres ver morir desde el primer minuto, pero eso también estaba en la primera.

En resumen, Jurassic World es mucho mejor que las anteriores secuelas y, pese a no alcanzar a la original, consigue recrear el sentimiento de aquella y devolverlo a una nueva generación manteniendo la nostalgia en dosis justificadas. Mucho mejor de lo esperada y un acierto de blockbuster. Así sí.

Lo mejor: El sentimiento de entretenimiento veraniego absoluto

Lo peor: El final, mejor no darle una segunda vuelta con el cerebro puesto


Valoración: 7,5/10