martes, 8 de noviembre de 2011

Crítica al debate electoral de anoche

Voy a tratar de obviar la parte política porque entre otras cosas me da mucha pereza entrar a comentarla entre el que leía y el tartaja perdido, pero si nos fijamos en lo que respecta al tema audiovisual que es de lo que trata este blog… ¿qué mierdas fue ese debate?

Y lo peor aún s que no se puede culpar a ninguna cadena por ello, porque se hizo en un supuesto terreno neutral llamado Academia de televisión, sí como la que en los EEUU entrega los Emmy. Y la diferencia no es solo importante ni abismal, es de vergüenza ajena.

Lo que ayer pudimos contemplar a nivel estructural fue lo más arcaico y pasado de moda que he visto en años. De hecho un capítulo de cuéntame resulta menos setentero que el grafismo, presentador, planos y plató de lo de anoche.

Y no hablo de simpleza o de seriedad, de hecho el plató de informativos de TVE es muy simple pero a la vez moderno y eficaz, es que el plató donde se hizo el debate era extraño hasta en el toque de color de la mesa, azul pepero… Tal y como era todo me extraña que la emisión tuviera olor.

El grafismo me recordó al teletexo ¿no hay en toda la academia de televisión, y con lo que se han gastado en este cacareado debate, alguien que sepa usar las fuentes tipográficas? Por no hablar de ese momento final en que pasaban los créditos al estilo cine pasado de anfetaminas como se hacía en los boletines de la posguerra.

Y respecto al moderador… No digo que Campos Vidal sea mal presentador, o que ayer estuviera mal 8casi ni estaba y eso es bueno) debería haberse hecho notar algo más en materia de que no se solapasen las voces, pero su imagen con ese bigote y esa “seriedad” me recuerda a un actor porno de serie B de película setentera. En serio, no compro en tele por la imagen, pero se supone que queremos un cambio político y lo que ayer transmitía esa Academia es que el miembro más joven tiene reuma, le duelen las rodillas, sufre achaques y más 70 años.

En resumen, la imagen de anoche me pareció lamentable, arcaica y cargada de polillas. Un debate realmente soso y aburrido en materia audiovisual justo en la era en que esto es de lo más importante. De hecho en gran parte del mismo perdí el interés porque soy alérgico a la neftalina. Lo de anoche fue toda una insidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada