lunes, 24 de junio de 2013

ANTES DEL ANOCHECER (Before Midnight, 2013) - *****

Un sueño bajo la luz de verano de Grecia




Conversación imaginaria entre dos extraños que se quieren y se conocen, aunque no todavía, y tratan de encontrar el sentido a esta cosa llamada vida, amor y cine. Es decir entre Ivo (aka as criticoenserio) y tú (aka Lector)

-Sabes, he tenido algo así como un sueño, una Epifanía que creo que nunca se va a cumplir, un deseo cinematográfico verdaderamente especial
-¿De verdad?

-Lo es. Cierra los ojos, imagina que por un momento siempre has querido encontrar una película de amor, pero de las de verdad, nada de Julias Roberts, ni Hugh Grants ni gente rematadamente guapa que no encuentra el amor y de la que sabes cómo va a terminar aunque nunca te cuentan el final sino el romance. Porque ¿qué pasa tras eso? No siempre se come perdices. Yo busco una película sincera y honesta, natural como la vida en la que apenas no pasa nada pero te vas enamorando y vas soportando la nostalgia y las situaciones agrias y difíciles. Porque la vida normalmente no es fácil
-Sé a lo que e refieres

-Pero desistes, porque la gente ve lo mismo una y otra vez, y ya sabes se hacen secuelas y secuelas sin originalidad y lo más visto en el cine romántico contemporáneo es entre un vampiro y una chica sin sangre. Unicamente de vez en cuando una historia pequeña independiente salta la barrera y te llega a dar en la diana del corazón.
-¿Cómo Antes del Amanecer y Antes del Aterdecer?

-Exacto. Y mira que una de sus partes Julie Dephy lo ha intentado con 2 días en Paris y 2 días en Nueva York, pero les faltaba algo. No era lo mismo. No eran Celine y Jesse
-¡Pues que haga una tercera parte!

-De eso iba mi sueño. De volverme a encontrar a dos personajes que vivían en mi corazón, de preguntarles, “eh, ¿Cómo te va? ¿Al final perdiste el vuelo?” pero las expectativas son tremendas, quiero decir, lo grande de esos finales es que tú terminas creando un universo para ellos. Es como si Sofia Coppola reencontrara a los Bob y Carlotte de Lost In Translation. Una secuela atípica es complicada por el tono, recuperar a personajes verdaderamente definidos y satisfacer las ideas de cada uno
-Y encuadrarlos en lugar mágico

-Exacto, tras Viena y París, ¿dónde los llevamos? Mi sueño fue Griego
-¡Qué bonito!
-Durante un día de final de verano y obviamente con nuevas motivaciones, ya ha habido romance platónico de los que marcan una vida y reencuentro de los que cambian el destino

-¿Y ahora?
-Pues el amor después del amor. La posibilidad de vivir para siempre con alguien, para toda la vida. Porque ese para toda la vida lo fundaron hace años cuando la esperanza de vida era mucho más corta y no significaba tanto tiempo y cuando las personas aguantaban no por amor sino por muchos otros factores. Pero ahora la vida es diferente. Hay compromisos y cosas que hacer alrededor del mundo y todos los problemas de la vida adulta

-Sé lo que quieres decir. A veces el amor no es suficiente para hacerlo sobrevivir
-Y hay diferentes fases...
-¿Y Funcionaba tu sueño?
-Era precioso. Complicado pero precioso. Quiero decir, es profundo, se hablaba de sentimientos, maternidad, paternidad, nostalgia, vejez, muerte, vida, romance, nuevas tecnologías, discusiones, atardeceres, juegos, de las inseguridades...

-De vida

-De vida, pero de una forma tan cotidiana, sincera, ligera pero a la vez reflexiva y profunda. Y aderezada de tomates frescos entre hojas de lechuga, música griega y mares de ensueño bajo una cálida luz y actores en estado de gracia.
-Parece un sueño
-Un sueño precioso

Y como caído del cielo se nos entrega ese sueño con un lazo azul en “Antes del anochecer” (Before Midnight, 2013) una película honesta, sincera, sin trucos y que con un guión maravilloso (que se va a llevar el Oscar sí o sí) nos endulza sin empalagar y nos hace reflexionar en una de las películas más bonitas que he visto en mucho tiempo. Perfectamente interpretada y mejor dirigida y montada consigue lo que parecía imposible y es cerrar con rotundidad la historia de Celine y Jesse que nunca buscan ser perfectos  pero tratan de ser felices y nos hacen creer que el mundo es un lugar más bonito si consigues ponerle las dosis necesarias de romanticismo.

Cualquier adjetivo se quedaría corto y dan igual las expectativas porque Before Midnight vivirá en cada sueño y lo llevará a las mayores cimas cinematográficas. Simplemente imprescindible y digna de ver una y otra vez. 

Lo mejor: Todo
Lo peor: Perderte este sueño

Valoración: 10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada