viernes, 15 de julio de 2011

Crítica de Cine - Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2 - ****

Y todo acaba hoy



Todo lo que empieza tiene un final, y lo bueno de la saga Harry Potter es que pese a ser 8 entregas (que son unas cuantas) se sabía que aquí acababa todo. No soy un fan de Harry Potter, lo siento, no me he leído los libros y las películas nunca me han entusiasmado aunque reconozco que he disfrutado mucho con algunas (sobre todo la tercera) y me han fascinado algunos hallazgos (como el capítulo de animación de la anterior entrega), pero no me vuelvo loco con cada noticia de la saga.

Pero hay algo que siempre me ha gustado de esta saga: su sentido del espectáculo aventurero y su cuidadísima estética visual. De hecho creo que se menosprecia en este sentido y que se aplaude otras mucho más digitales como Alicia en el país de las maravillas cuando la fotografía de la última del joven mago es digna de enmarcar y galardonar.

Hoy he visto las dos entregas seguidas, la primera y la segunda parte de Las Reliquias de la muerte y confirmo una cosa: ha sido puro marketing separar el capítulo final en dos porque se nota estirada en muchas situaciones, es cierto que los fanáticos agradecerán cada detalle, pero a los que las vemos como mero cine nos sobran muchas cosas.

De hecho la primera parte adolece de ritmo, de acción y sobre todo de entidad propia, y vistas las dos juntas la primera no trata de absolutamente nada y es un mero trámite de cara a esta espectacular segunda entrega.

Y es que sí, “Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2” es una película increíblemente entretenida, con unos efectos visuales espectaculares y una gran tensión y acción que te mantienen pegado a la pantalla con ganas de seguir disfrutando de cada detalle, cada rasgo de originalidad y cada gesto cómplice de nostalgia.

En primer lugar el aire dado a esta entrega es el épico, desde la partitura musical a las escenas y el empaque general y de planos componen ese aire de grandeza y de pomposidad que podrían haber arruinado cualquier producción, pero si a alguien se le permite esa pretenciosidad es al broche final de la saga más taquillera de la historia.

Y es que nada más sentarte ante la última entrega no hay concesiones, ni previouslys on, ni explicaciones superficiales. Y se agradece. Hemos padecido dos películas de mera transición y es enormemente gratificante ir de lleno a la acción y contemplar todavía más espectáculo con la misma belleza de siempre.

Luego la película sabe jugar con los guiños al pasado y la nostalgia con ese regreso a Hogwarts, la cámara secreta, los mapas de invisibilidad y todo ese recorrido que hemos realizado durante tantos años. Están tan bien insertados en el argumento que no suponen un desvío sino un añadido.

Es digno de remarcar lo bien presentada que está la entrega con un diseño de producción muy cuidado y a la altura de toda la saga. Tenemos unos de los efectos especiales más espectaculares que he visto en mucho tiempo acompasados de un 3D muy eficaz y logrando que abramos la boca en escenas como la del fuego o el ataque al colegio. Es cierto que recuerda en muchos aspectos a “El señor de los anillos” y que están resueltas de manera muy similar, pero eso no es nada malo si se consigue que funcione. Y funciona.

A mayores hay retazos de genialidad como la historia de la madre y a nivel de argumento consigue mantenerte atento a la pantalla. ¿Merece la pena? Totalmente porque en pantalla grande gana mucho y porque se pasa un rato muy entretenido.

Y es que aunque no todo es genial en esta entrega, las interpretaciones de los protagonistas son en algunos puntos frías y poco creíbles, y el epílogo es directamente sonrojante y vergonzoso, la película levanta el vuelo de las tres anteriores cintas y pone un gran broche final a la saga.

“Harry Potter Y las reliquias de la muerte parte 2” recupera el sentido de entretenimiento de la franquicia y muestra una gran evolución en una saga de Blockbusters que ha marcado un antes y un después en el cine. Esta octava entrega enamorará a los fanáticos y conseguirá que el público general pase un rato más que entretenido y sepa valorar los méritos de una saga infantil que sabe hablar a todas las generaciones.

Lo mejor: Que se disfruta durante la proyección
Lo peor: El epílogo.

Valoración: 7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada