miércoles, 20 de junio de 2012

CRÍTICA TV - THE GLASS HOUSE (1X01)

La casa de cristal



La historia de Gran Hermano en Estados Unidos tiene varios hechos curiosos. A diferencia del resto del mundo “Gran Hermano” llego a territorio yankee después de Survivor, con lo cual el efecto reallity padre-novedad que hemos vivido en casi todo el mundo allí se perdió.

Además, tras los juegos de estrategia y supervivencia con un montaje casi perfecto que rozaba la emoción continua y grandes personajes de aquel Survivor Borneo, se pasó a  un programa aburrido en el que en directo a duras penas pasaba nada. La conducción de Julie Chen tampoco ha ayudado nunca a quitar ese aire de programa de segunda que rodea todo el formato.

El caso es que la primera temporada aburría hasta las moscas, del nerviosismo y emoción de Survivor se pasaba a ver a un puñado de gente holgazanear y no hacer nada en una casa en la que solo se nominaban y el público expulsaba. Es decir, como conocemos a Gran Hermano de manera internacional. La primera temporada no resultó bien en audiencia y por eso de cara a la segunda se cambió completamente la mecánica con los HOH y los Veto que conocemos actualmente dando a un juego más estratégico, activo y editado.

Big Brother lleva 13 temporadas en antena y funciona bastante bien en verano. A vista de estos resultados la cadena ABC ha copiado descaradamente la mezcla de mecánicas para dar lugar a un reallity nuevo: “The Glass House”.

¿En qué consiste The Glass House?
Pues en que 14 extraños se encierran a vivir por unos meses en una casa de cristal rodeados de cámaras y micrófonos que seguirán sus movimientos ¿os suena?
Entonces harán una prueba por equipos y cada equipo tendrá un líder. En caso de perder el líder y otro elegido del equipo perdedor son nominados y el público expulsa. Es decir una mezcla del Gran Hermano internacional (el público decide) aderezado del Big Brother americano (una prueba marca el curso de los concursantes).

La novedad es que la audiencia marca el devenir de los concursantes continuamente con el tipo de fiesta que quieren, que accesorios van a llevar, qué van a comer en la fiesta… y así continuamente. Vamos un montón de tonterías que no sirven para nada y que nos hacen creer que todo es más interactivo.

De aquí necesitaríamos grandes personajes para hacer esto aceptable y en el primer programa todos han sido prácticamente grises excepto por uno: Alex, que ha entrado diciendo que va a ser el mayor personaje de entretenimiento de un reallity de la historia ¿en serio? 
Y digo que es el mejor porque el resto son chicas de agencia de modelos y chicos sin demasiadas neuronas vagabundeando sin más. También hay un gordo gay que se parece mucho a Rammil y un gilicolgado que votará al azar según sus cartas. Pero gente interesante o divertida no hay, ni siquiera gente auténtica, casi todos parecen ir ahí a fingir.


Una de las grandes controversias ha sido que un concursante para hacer el show (Alex, el único que hace algo) se ha puesto unas bragas de mujer (la chica se las ha prestado) y ha estado haciendo bromas (bastante pobres). Entonces una mujer casada (mormona) se ha ofendido porque eso le faltaba el respeto y un concursante policía se ha enfadado porque le parecía inapropiada ponerse en ropa interior por la casa. En serio, esto es lo más interesante de todo el capítulo, es decir: un aburrimiento.

Otra de las novedades es que pueden hacer una pregunta a la audiencia y ésta les responde. La gente está preguntando cosas como si no se quién sigue en “la soltera” o si “han sonreído al menos una vez hoy” y entonces Alex, el único que parece saber que está haciendo televisión preguntó si la gente quería que él se convirtiera en un gran villano y le respondieron que sí. Así que empezó a convertirse en un gilipollas con todo el mundo.

Eso ha sido lo mejor del programa el persiguiendo e insultando a las mujeres de la casa al estilo Jannelle/Howie en Big Brother y llevándolas hasta las lágrimas. Es cruel y una mierda, sí, pero es que el programa era un aburrimiento hasta ese momento.

Creo que es tan obvio que Alex es un topo de la organización contratado para dar vida a esto que es hasta vergonzoso. La casa le ha nominado casi por unanimidad y el otro nominado ha abandonado (juas) así que Alex espera a ver si América quiere que vuelva o no a la casa.

Sin Alex esto sería un coñazo, pero no tengo claro que con él sea mucho más divertido.

Lo mejor: Que estoy muy aburrido y me trago casi cualquier cosa

Lo peor: Es muy mal programa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada