martes, 2 de agosto de 2011

CICLO ROCK HUDSON - ¿ALGUIEN HA VISTO A MI CHICA? (1952)

Lo que hace feliz a uno no es el dinero sino lo que hace con lo que tiene



TÍTULO ORIGINAL: Has Anybody Seen My Gal
AÑO: 1952
DURACIÓN: 88 min.
PAÍS: [Estados Unidos]
DIRECTOR: Douglas Sirk
GUIÓN: Joseph Hoffman, Eleanor H. Porter
MÚSICA: Herman Stein
FOTOGRAFÍA: Clifford Stine
REPARTO: Piper Laurie, Rock Hudson, Charles Coburn, Gigi Perreau, Lynn Bari
PRODUCTORA: Universal International Pictures (UI)
GÉNERO: Comedia


Empezamos el repaso a la figura de este actor con “¿Alguien ha visto a mi chica?” (Has anyody seen my gal) un título que viene de una canción con ritmo que sonará en la propia cinta.

Se trata del segundo papel protagonista de Rock Hudson tras el que efectuó en El capitán de Panamá (Scarlet Angel, 1952) de Sidney Salkow. En este caso se trata de una amable comedia muy de la época y que deja ese poso de querer vivir.

Ambientada en los años 20 cuenta la historia de Samuel Fulton un millonario cascarrabias que planea a quién dejar su herencia. Sin parientes en el horizonte prefiere dejar su fortuna a los descendientes del que fue su gran amor, una mujer que le rechazó y le labró su carácter haciéndole escapar de su pueblo natal y luchar por amasar la fortuna que posee. Pero antes de dejarlo todo al azar prefiere conocer de cerca a los candidatos, los Blaisdell, y bajo una falsa identidad se interna en la familia convenciéndoles de que le acojan como inquilino y trabajando para la “drugstore” de estos.

Como anécdotas ante de su visionado destacar que es el primer papel de james Dean, un papel muy secundario en el que será competidor directo del interpretado por Rock Hudson por el amor de la protagonista interpretada por Piper Laurie, actriz con la que Hudson volvería a coincidir en La Espada de Damasco (The Golden Blade, 1953) de Nathan Juran.
Ésta película es también el primero de los ochos trabajos de Hudson bajo las órdenes de Douglas Sirk en la década de los 50.
Por mi parte desearles que disfruten de una comedia amena, ágil, entretenida y que tiene ritmo propio. Ideal para cualquier lánguida tarde de verano. Nos vemos al final del post para comentarla.

Sigue si la quieres ver online






Y si la prefieres descargar, puedes hacerlo en este enlace:

Comedia inteligente muy beneficiada por un gran papel de Charles Coburn como el entrañable anciano cascarrabias, uno de los grandes secundarios del cine que consiguió levantar estatuilla en esa categoría gracias a El amor llamó dos veces de George Stevens.
La película parte de un punto muy eficaz y sabe como rodar rápidamente sin necesidades de sobreexplicaciones, con dos pinceladas consiguen dibujarnos al personaje protagonista y su arco durante la cinta es absolutamente convincente logrado en gran medida por la estupenda relación que mantiene con la menor de los Blaisdell. Cada diálogo y situación entre ambos elevan la cinta.

Respecto al ambiente muy típica de los años 50, mucha gente en escena, aire teatral, contadas localizaciones y diálogos muy vivos y ricos que te obligan a estar pendiente todo el rato de lo que sucede. La película es honesta desde el primer momento y encuentra en su modestia su gran baza para ofrecer una historia sencilla sin mayores dificultades.

Principalmente la moralina (que la hay, para bien y para mal) es acercad e lo mucho que cambia la gente con el dinero y las posibilidades de ser feliz con este. Ese sería el tema principal, pero hay un tamiz detrás de este y una crítica (ligera, pero ahí está) a las altas sociedades y su comportamiento (auto)excluyente hacia el resto.

Por rascar un poco los matices, también existe ese control paterno sobre los jóvenes al obligar a la joven a rechazar al personaje de Hudson por “su propio bien” y que supone una clara contraposición a lo que sucedió en el pasado con el protagonista que fue rechazado pese a su fortuna por alguien de posición económica muy inferior.

También es digno de mencionar cómo el protagonista nunca menciona ser el “donante” de la fortuna y cómo acepta vivir como un pobre pese a su escala social y ahí consigue la felicidad. Además logra ser querido por la familia por el mismo y su carácter se va suavizando.

Pero lo que más me ha gustado de la cinta, obviando toda esa moralina de “el dinero no da la felicidad” es que tiene ritmo y tiene coherencia, que está muy bien escrita y que con la ayuda de la banda sonora y esos momentos musicales donde todos se ponen a cantar y bailar supone un retrato muy fresco y entretenido. Es cierto que hay personajes muy caricaturizados y que la película no es ambiciosa ni trascendente, es más en ningún momento deja de ser inocentona, no hay más que ver esa redada policial a causa de la ley seca, pero su ligereza es su gran aliada para hacer del visionado un gustazo.

En resumen, fresca, ligera y con grandes valores familiares “¿Alguien ha visto a mi chica?” se ve muy beneficiada por su reparto y su sentido del entretenimiento sin que eso suponga caer en la absurdez o la falta de ingenio.

Lo mejor: El poso happy-go-lucky
Lo peor: No traspasa lo suficiente en cuanto a dramatismo

Valoración: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada